Los e-Talleres, ¿cómo se estructuran?

La Fundación Aprender a Mirar es una entidad sin ánimo de lucro que se dedica a la educación digital y audiovisual y a la defensa de las personas menores de edad en internet,  desde hace veinte años.

Es por ello que, a través del Programa de Educación Audiovisual, lleva a cabo diferentes iniciativas como la cabecera de contenidos audiovisuales, Contraste, que promueve la cultura y el pensamiento crítico, el servicio educativo infantil Guay-fi o los talleres presenciales y los e-Talleres.

Los e-Talleres son cursos de formación online adaptados para la preadolescencia y adolescencia. Si bien las madres y padres y profesorado también pueden verlos y aprender, existen e-Talleres específicos para ellas y ellos.

Para hacernos una idea, aquí os dejamos un pequeño teaser de las diversas lecciones que hasta la fecha componen el catálogo educativo de la Fundación.

Ahora que ya nos hemos familiarizado un poco con el contenido y su dinámica, vamos a explicar la pedagogía y esquema general de estas clases. Tienen una duración aproximada de quince minutos y siempre se estructuran en bloques.

Detección del problema: lo que pasa en nuestro cerebro (y entorno)

El primer asunto que cada profesor o profesora aborda en los tallereses la importancia de saber qué es lo que ocurre en el cerebro: qué tipo de procesos químicos se llevan a cabo cuando los adolescentes dedican su gran parte de su atención a los dispositivos móviles y redes sociales, así como las alteraciones que perpetúa el empleo continuo de estos aparatos.

De esta forma, las chicas y chicos toman conciencia de la importancia de regular su nivel de actividad y son capaces de entender el porqué de su comportamiento hacia los diversos estímulos que reciben, y las consecuencias a las que se atienen siguiendo con este estilo de vida.

E-taller cerebro y redes sociales

En resumen: aprenden a detectar el problema que les hace desarrollar tal fidelidad hacia las redes y el valor negativo del uso que les dan. Asimismo, en algunas sesiones, se proporcionan una serie de consejos para evitar situaciones que se producen en las redes: el objetivo es identificar sus características para poder detectarlas y saber cómo actuar.

Tests y actividades complementarias para la reflexión

Para amenizar el contenido explicado y para mantener la atención de los jóvenes que visualizan el e-Taller, la Fundación Aprender a Mirar propone una serie de actividades al final de algunos de los bloques en los que se divide esta clase de quince minutos. Entre ellas, se encuentran los tests y los ejercicios complementarios de las sesiones.

Guía de trabajo del e-taller

Por medio de estos recursos, el alumnado obtendrá pruebas que revelen si reúne los aspectos que caracterizan a una persona adicta a las redes sociales y descubrirá si es una víctima de este problema. Así, comenzará a dar sus primeros pasos más grandes en el ejercicio de la reflexión.

Ejemplos audiovisuales, un ejercicio de introspección

Por último, cabe mencionar la importancia de los ejemplos audiovisuales en cada una de las lecciones. Estos recursos son especialmente relevantes pues, probablemente, dan lugar a la etapa más introspectiva de la sesión.

Los vídeos incluidos reflejan perfectamente los síntomas que se experimentan en casos concretos y también suponen un golpe de realidad que destruye la visión sesgada que los jóvenes tienen sobre ciertos temas, como la vida de ensueño que los/as influencers muestran en redes sociales. Sin duda, los ejemplos audiovisuales se establecen como una herramienta principal, central, en estas clases, ya que fomentan el ejercicio del pensamiento crítico.

Nuestro objetivo con estos ejercicios es hacer que los adolescentes puedan analizarse a sí mismos, descubrir si se sienten identificados con aquello mostrado en los vídeos y tomar conciencia de sus necesidades de cambio.

Júlia Nafría, profesora de FAAM

Repaso de ideas y conclusiones

Finalmente, el e-Taller acaba con un repaso de las ideas centrales de cada lección y una exposición de las conclusiones que nuestros profesionales extraen del tema tratado.

Pero, antes de proceder con ello, se deja un pequeño espacio de tiempo para que el alumnado piense por sí mismo cuáles son los conceptos clave de la sesión y los compare con los presentados en la vídeo-lección.

Los e-Talleres nacieron como una herramienta para subsanar la no presencialidad que se impuso durante el confinamiento de 2020. Sin embargo, esta línea de formación ha ido creciendo e implantándose gracias a que es de fácil acceso, complementa una formación presencial y permite trabajar por los estudiantes más allá de los minutos que dura el taller.

Si te interesa que los e-Talleres estén en tu colegio, ponte en contacto con el Programa de Educación Audiovisual.

Si quieres conocer los proyectosiniciativas y actividades que realiza la Fundación, puedes consultar nuestra página web o seguirnos en redes sociales a través de nuestras cuentas de Twitter e Instagram.