FAAM Time Use Week for a Healthy Society

¿Qué hicimos en la Time Use Initiative for a Healthy Society?

El pasado 23 de noviembre, se inició en Barcelona la 7ª Semana de los Horarios, enmarcada en el proyecto de reorganización del tiempo en el área metropolitana de Barcelona. Hasta el 27 de noviembre, se llevaron a cabo una serie de actividades y jornadas en las que participaron responsables y representantes de diferentes ámbitos comprometidos con esta transformación. La entidad organizadora es la Time Use Initiative for a Healthy Society, cuyo objetivo es añadir las políticas del tiempo en la agenda global.

FAAM Time Use Week for a Healthy Society

El compromiso con la reforma horaria

El martes 24, se estrenó una de las cápsulas (in)formativas realizada por la Associació de Consumidors de Mitjans Audiovisuals de Catalunya. Posteriormente, en un webinar celebrado en directo, se contó con la participación de Ana Rivas, profesora experta en consumo responsable de pantallas de la Fundación Aprender a Mirar, y Luigi Bugalla, miembro de la junta directiva de la Associació.

La nueva cápsula (in)formativa se titula tiempo de pantallas y conciliación familiar. En ella, Estefanía González, responsable de comunicación de la Associació de Consumidors de Mitjans Audiovisuals de Catalunya, ofrece una serie de consejos prácticos para tomar conciencia de las horas que invertimos en el consumo audiovisual y para aprender a hacer un buen uso, teniendo en cuenta el cambio de paradigma que han causado las plataformas de consumo a la carta. Por otro lado, en el mismo vídeo, Estefanía da a conocer la campaña #LiveYourRealLife, a través de la cual la Associació invita a la acción y a la concienciación del tiempo dedicado al mundo virtual.

FAAM Time Use Week for a Healthy Society

A continuación, en el mismo evento en directo, Luigi Bugalla, miembro de la junta directiva de Consumidors Audiovisuals, enmarcó el proyecto de avance del prime time, que nació en 2017 después de un estudio de la asociación que ponía en evidencia la falta de regulación de la televisión en España. Es por eso que dicha entidad impulsó una iniciativa que pretende aumentar las horas de descanso y fomentar una nueva cultura del tiempo. Bugalla aprovechó la ocasión para presentar el proyecto completo de las Cápsulas (in)formativas.

Siempre buscando la mirada activa del consumidor, Luigi lanzó una encuesta a los participantes en la que se les preguntaba sobre hábitos de tiempo y pantallas en el nivel personal y en el ámbito familiar.

Desde FAAM, conciencia sobre las consecuencias

Ana Rivas, profesora de Fundación Aprender a Mirar, fue la segunda ponente del webinar. En su intervención, resaltó que es importante tener en cuenta que el uso de las pantallas ya está marcado por el riesgo que supone no utilizarlas bien. Al hilo de esto, Rivas relató cuáles son las consecuencias de no saber administrar los recursos digitales y audiovisuales.

En primer lugar, explicó la diferencia entre las pantallas activas –aquellas con las que interactuamos– y las pantallas pasivas –a través de las que consumimos contenido, pero con una actitud pasiva–. El problema que suponen tanto unas como otras es que no hay nada que nos indique que ya llevamos suficiente tiempo usando el móvil o viendo una serie.

De hecho, tal y como cuenta Ana, las pantallas generan dopamina en nuestro cerebro. Sin embargo, un exceso de esta –que puede suceder cuando excedemos el uso correcto– debilita nuestras neuronas, causando problemas perjudiciales a largo plazo.

El tiempo adecuado para las pantallas

Tanto Ana Rivas como Luigi Bugalla coincidieron en que es imperativo saber administrar el tiempo que pasamos con dispositivos digitales. Por ejemplo, remarcan que no debemos usar las pantallas antes de ir a dormir porque impiden que el cerebro procese la información del día y descanse.

Por otro lado, pusieron énfasis en la necesidad de proteger a los menores de las adicciones digitales. En este sentido, Luigi compartió los datos de la Academia Americana de Pediatría, en los que se establecen recomendaciones sobre la edad en que los niños y niñas pueden empezar a relacionarse con las pantallas, el tiempo que deben invertir en ellas y el papel que deben tener los tutores en relación al control del contenido.

Los buenos usos y sus beneficios

Aunque los riesgos en la utilización de móviles, tabletas y televisión están ahí, las pantallas no dejan de ser un muy buen recurso educativo y de aprendizaje. Es por eso que debemos aprender y fomentar una utilización responsable y adecuada, tal y como indicaba Ana.

Desde Fundación, se ofrecen una serie de tests y guías que sirven para aprender consejos sobre la utilización de estos dispositivos y, desde Contraste, un equipo de expertos analiza el contenido audiovisual actual y los recursos digitales del momento.

Playlist de las Cápsulas (in)formativas del canal de YouTube de Fundación Aprender a Mirar

Además, tanto FAAM como la Associació tienen en marcha la campaña #LiveYourRealLife, que pretende concienciar sobre nuestro papel en el mundo virtual y la necesidad de vivir nuestra vida más allá de las pantallas.

Los dos expertos defienden la importancia de educar en el autocontrol para evitar casos de dependencia hacia los dispositivos digitales y, en consecuencia, a su contenido. De hecho, recuerdan que hay centros y expertos de toda España que trabajan la tecnoadicción.

FAAM ofrece este tipo de ayuda y diferentes recursos que contribuyen a la administración del tiempo en las pantallas como, por ejemplo, un contrato de uso responsable del teléfono móvil.

Desde Fundación Aprender a Mirar os animamos a contactar para más información sobre tecnoaddicciones y buenos usos y para difundir nuestras Cápsulas (in)formativas.