YouTube y menores

Sin duda, YouTube se ha convertido en el principal referente audiovisual para los más jóvenes, que ven a diario vídeos en esta plataforma. De hecho, muchos de ellos realizan más búsquedas directamente en dicho formato de vídeo que en el buscador convencional de Google, sea cual sea el tipo de contenido demandado.

Algunas cadenas de televisión han reparado en ello y, pese a la tendencia inicial de disponer de sus propias plataformas de visionado online, no pocas han optado finalmente por poner a disposición directamente sus programas. Con ello se han adaptado a este medio y han conseguido muchas más visualizaciones que a través de sus servicios de Vídeo Bajo Demanda (VOD).

Ya no vale con publicar un archivo íntegro del programa de turno, ahora los vídeos son mucho más cortos y segmentados. En principio, nadie se molesta en ver el espacio entero, sino que el usuario tiende a buscar directamente el humorista preferido, el colaborador concreto, el sketch más viral o la sección que más les agrada, con lo que se da lugar a sub-programas y a una multiplicidad de oferta.

Articulo-YouTube-menores-3

Por otra parte, los más pequeños se sienten enormemente atraídos por el dinamismo de lo audiovisual y, ahora, disponen de una plataforma adaptada para ellos: YouTube Kids. Sin embargo, ¿pueden estar los padres totalmente tranquilos? ¿Quién supervisa qué aparece y qué no en dicha plataforma?

Recientemente, han tenido bastante repercusión unas grabaciones no oficiales con copias de personajes de dibujos animados infantiles, como por ejemplo Peppa Pig, pero con argumentos inquietantes, que trataban temas inapropiados para niños. No obstante, estaban igualmente disponibles en YouTube Kids. Ante estas situaciones, resulta especialmente útil el sistema de reporte de vídeos inadecuados, por lo que los padres deben prestar atención y notificar este tipo de incidentes de modo que los clips sean retirados.

Para los no tan pequeños, también está disponible el filtro propio de YouTube con el ‘Modo Restringido’. Aquí encontramos más problemas, como la presencia de contenido inadecuado que no es omitido en los resultados y la ausencia de contenido filtrado que debería ser visible por menores.

Articulo-YouTube-menores-4

Otros aspectos que conviene tener en cuenta son la publicidad que precede a estos vídeos y los vídeos relacionados que se sugieren al finalizar su visualización, así como las recomendaciones que YouTube nos hace en función de nuestras búsquedas, vinculadas supuestamente a nuestros gustos e intereses.

PUBLICIDAD Y RECOMENDACIONES

En cuanto a la publicidad, los menores suelen saltarla siempre que se habilita la opción pasados los primeros cinco segundos. En caso de no poder esquivarla, no le prestan mucha atención, sobre todo porque los anuncios no están debidamente segmentados para su target y, entonces, no ofrecen nada que resulte de su interés. No obstante, algunos admiten haber accedido a spots: principalmente trailers de películas o series, es decir referencias a otros contenidos audiovisuales.

Respecto a las recomendaciones, estas no siempre se ajustan al público objetivo. Esto sucede con más intensidad y frecuencia si, a través de una única cuenta acceden varios usuarios con intereses dispares, ya que para hacer búsquedas y ver vídeos no solemos introducir el usuario y contraseña de cada menor y, frecuentemente, estos navegan con la cuenta de los padres. Por tanto, la mezcla de recomendaciones puede ser explosiva, además de limitar en cierto modo la posibilidad de descubrir nuevos contenidos. Los niños y adolescentes suelen suscribirse a canales, sobre todo de música y de youtubers.

Articulo-YouTube-menores

En definitiva, estamos ante un interesante desafío: el de las plataformas en las que los usuarios comparten vídeos y se convierten en una fuente de ocio. Como educadores y consumidores, es clave conocer su funcionamiento y los resquicios por donde se cuelan amenazas para el menor y, por lo menos, la posibilidad de perder mucho el tiempo.

Precisamente, ahora que la Revisión de la Directiva Europea de Medios Audiovisuales contempla también a las plataformas de video-sharing, resulta clave que se tengan en cuenta todas estas cuestiones para que la protección de los menores en este tipo de plataformas resulte efectiva, tanto como consumidores como generadores de contenido.